Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Más información. cerrar

2.9103773584906 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Voto 2.91 (106 Votos)

En este artículo vamos a describir el plan de viaje que realizaría, basándome en mi experiencia, en el caso de que fuera a viajar una semana de vacaciones a Cantabria. En principio, el orden no tiene porqué ser necesariamente el indicado, sino que probablemente en función del tiempo, cansancio,... iremos seleccionando una ruta u otra sobre la marcha.

Asumiendo que el visitante no conoce nada de Cantabria y que reservamos un alojamiento para toda la semana en Santander o alguno de los pueblos de alrededor (Liencres, Somo, Solares,...), este es el itinerario que realizaría:

Primer día:

Iríamos a visitar las villas marineras de la costa oriental: Castro Urdiales, Laredo y Santoña. Comenzaría mi visita en Castro Urdiales, visitando la zona marinera, el faro y la iglesia de Santa María, para a continuación irme a Laredo a ver la puebla vieja y realizar una excursión a la Atalaya para ver una preciosa vista de Laredo y Santoña, y por último iría a Santoña para realizar una visita a la zona del Buciero y el fuerte de San Martín y terminar en la playa de Berría. En función del día y de lo cansados que estéis, podéis parar a la vuelta a visitar la playa de Langre, cerquita de Somo y muy espectacular. Más información en Ruta por las villas marineras

Mirador de la Gandara

Segundo día:

En este día iremos a visitar una de las zonas menos conocidas pero no por ello menos espectaculares de Cantabria: El valle de Soba y el Asón. La ruta comienza con una visita a la Bien Aparecida, patrona de Cantabria. Si te gusta la espeleología, la zona de Ramales es tu paraíso particular, con kilómetros de cuevas subterráneas. Imprescindible parar en el pueblo de La Gándara y en el nacimiento del rio Asón, sobre todo en primavera y al inicio del verano que es cuando el rio lleva más agua y las cascadas son más espectaculares. Más información en Ruta por Soba y Asón

Tercer día:

Mirador de Mataleñas

Para descansar de dos días de mucho coche, y coger fuerzas para los siguientes días, el tercer día lo pasamos en Santander. Si hace un buen día, daros un paseo desde el paseo de Pereda hasta la península de la Magdalena por la avenida de Reina Victoria, y tras dar la vuelta a la península seguir hacia el Sardinero para terminar en el hotel Chiqui, este paseo hará que volváis enamorados de Santander. Si encima tenéis fuerzas para seguir andando y realizar la senda del faro, volverás sorprendido de los espectaculares acantilados que te puedes encontrar dentro de la ciudad de Santander, y visitareis mi mirador favorito de la ciudad: el mirador de Mataleñas. Para los que estén cansados, pueden coger tanto en el faro como en las cercanías del hotel Chiqui el autobús municipal que os devolverá al centro de Santander y allí terminar la jornada tapeando por la zona de Peña Herbosa, Cañadio,... Más información en Rutas turísticas por Santander


Cuarto día:

En el cuarto día vamos a visitar uno de los valles más conocidos fuera de Cantabria, sobre todo por su gastronomía, pero que es poco visitado: los Valles Pasiegos. Sin embargo, indicar dos cosas:

Lo mejor es que esta excursión se haga en un día despejado, pues este valle tiene frecuentes nieblas y las carreteras son bastante sinuosas.

Este es un buen plan para el último día, para aquellos que vuelvan a su casa por Burgos- Palencia, pues el valle del Pas se encuentra en el límite provincial entre Burgos y Cantabria y se sitúa a escasos kilómetros de la carretera nacional N-623 que une Santander con Burgos.

Yendo hacia la niebla en Lunad...

Si estamos en el cuarto día, podemos ser valientes y hacer la ruta completa, es decir, de Selaya subir el puerto de la Braguía para llegar a Vega de Pas, donde podemos disfrutar de un cocido montañés en el mítico Hotel-Restaurante México, para luego con fuerzas renovadas subir el puerto de Estacas de Trueba y justo antes de llegar a las Machorras y Espinosa de los Monteros coger a la izquierda la carretera que nos lleva al puerto de Lunada, terminando esta preciosa jornada tomando un chocolate con churros o bizcocho y dando un paseo por el bello pueblo de Liérganes.

Más información en Ruta por los Valles Pasiegos

Quinto día:

Aunque los cántabros solemos ser optimistas con el tiempo, hay que reconocer que es difícil pasar una semana en Cantabria y que no nos llueva algún día. En este quinto día vamos a resumir todas las propuestas que podemos hacer en caso de que alguno de los días salga lluvioso:

Colegiata de San Martín de Eli...
  • Visitar las cuevas de El Pendo y Puente Viesgo, consideradas Patrimonio de la Humanidad y situadas muy cerquita de Santander. El recorrido por la cueva es corto por lo que no se hace pesado si uno va acompañado de niños. Más información en Visita a las cuevas prehistóricas de Cantabria
  • Visitar la cueva de El Soplao, entre San Vicente y Unquera, como en el caso anterior es un plan muy interesante cuando se va con niños, la entrada y salida a la cueva con el tren minero les suele encantar. Más información en Cueva El Soplao, una cavidad única
  • Ir a buscar el sol a la zona de Reinosa, que se encuentra situada ya en la meseta, al otro lado de la cordillera cantábrica, y disfrutar del arte románico que se encuentra en el sur de Cantabria y Norte de Palencia. Imprescindible la visita a las colegiatas de Cervatos y San Martin de Elines, así como a la ermita rupestre de Santa María de Valverde. Más información en Arte románico en Campoo y Valderredible
  • Ir al valle de Liébana, pues el microclima mediterraneo de Potes hace que con frecuencia en esa zona no llueva cuando en el resto de Cantabria está lloviendo. Una vez allí, visitar Potes, las iglesias de Santa María de Lebeña y Santo Toribio de Liébana, y subir si acompaña el tiempo al teleférico de Fuente Dé. Más información en Teleférico de Fuente Dé
  • Ir a visitar el museo Altamira, que cuenta con la fiel reproducción de la cueva original. La entrada a las cuevas de Altamira se encuentra situada a escasos metros de la entrada al museo, pero no está permitida la visita. Más información en Museo Altamira
  • Por último, otra buena opción es visitar el Museo Maritimo del Cantábrico, no solo su colección de piezas exhibidas sino que también su acuario es muy interesante, este último es un gran divertimento para los niños. Más información en Museo Marítimo del Cantábrico
San Vicente y Picos de Europa ...

Sexto día

No nos podemos ir de Cantabria sin visitar las villas occidentales de Cantabria: San Vicente de la Barquera, Comillas y Santillana del Mar. Si Santillana del Mar está saturada, cosa que suele ocurrir los fines de semana de verano, siempre es posible salir por Comillas a Cabezón de la Sal e ir a Cabuerniga a visitar dos joyas mucho menos conocidas pero con mucho sabor y un cierto parecido: Barcena Mayor y Carmona. Más información de esta ruta en Ruta por la Cantabria Medieval


Séptimo día

Para el último día tenemos que ofrecer varias opciones en función de los sitios que nos queden por visitar:

 

  • Parque de la Naturaleza de Cabárceno. Si vas con niños estarás el día entero, pero en medio día se puede ver razonablemente bien. Intentar evitar en la medida de lo posible los fines de semana de verano, puentes y festivos, porque se producen grandes aglomeraciones en la entrada. Más información en Parque de la Naturaleza de Cabárceno
  • Para los que vuelven a su casa por Burgos, hacer la ruta corta por la Vega de Pas (más información en Ruta por los Valles Pasiegos), visitar el románico del sur de Cantabria y norte de Palencia (más información en Arte románico en Campoo y Valderredible ) o disfrutar de un buen cocido montañés en el valle de Cabuérniga para subir Palombera y salir por Reinosa a la autopista (más información en Ruta por Campoo y Palombera)
Puentenansa

Otras alternativas

En esta ruta de siete días hemos obviado intencionadamente dos preciosas zonas de Cantabria: Polaciones y Liébana - Picos de Europa, que se encuentran algo alejadas de Santander, que es la base que hemos establecido para tener el alojamiento en estos siete días.

Para aquellos montañeros o senderistas que quieran realizar alguna ruta por Picos de Europa, o para aquellos que quieran descubrir un precioso valle donde todavía parece que el tiempo se ha detenido, como es Polaciones, una solución es reservar un par de días de hotel por la zona de Potes. El primer día partiríamos de Santander a Polaciones, parando antes por ejemplo en la cueva de El Soplao, y si salimos de Polaciones por el puerto de Piedrasluengas llegamos a Potes, pudiendo visitar por el camino la preciosa iglesia románica de Santa María de Piasca, del siglo XII. Más información en Ruta por Polaciones y Liébana

Al día siguiente, podemos subir el teleférico de Fuente Dé y realizar alguno de los senderos de la zona, como por ejemplo Fuente Dé-Aliva-Espinama o Fuente Dé-Horcados Rojos-Fuente Dé, o bien entrar a Asturias por Panes y realizar la ruta del Cares, subir a los Lagos de Covadonga o subir a Bulnes, bien en el nuevo funicular o por la canal del Tejo.

Contenido relacionado

Buscador